miércoles, 8 de mayo de 2013

El pintor debajo del lavaplatos



“Las rayas de los dibujos son los
límites que creemos que las cosas tienen”


La novela de Afonso Cruz cuenta la historia de un pintor. Más allá de la anécdota de que éste durante un tiempo se escondió bajo el lavaplatos de una familia portuguesa, en su afán de salvar su vida de la amenaza nazi, el libro se centra en el complejo carácter del artista, en cómo se desprende de todo para poder dibujar, de cómo al hacerlo va perdiendo su vista, en una bella metáfora sobre la luz y la oscuridad, entre los ojos encendidos y los ojos apagados.
            Afonso Cruz reúne en este libro una serie de reflexiones en torno a la naturaleza humana y del arte en un rico tejido poético de una exquisita belleza. En torno a la vida de Sors, el pintor que vivió debajo de un lavaplatos, el libro se ve nutrido de un sutil magnetismo que inhibe el soltarlo, pues una vez se empieza a leer es difícil parar. Así mismo los capítulos resultan concisos y llenos de una riqueza discursiva impecable. El pintor debajo del lavaplatos se convierte en un texto fantástico donde la vida y la luz son indivisibles, donde la amenaza de verse inmerso en un oficio afecta el comportarse realmente como un ser humano.
            Esta novela fue una de las más vendidas en la pasada edición de la Feria del Libro de Bogotá, donde Portugal fue el país invitado de honor. Sin duda el carácter carismático del autor colaboró con las ventas pero, más allá de ser un mero fenómeno editorial, la novela de Afonso Cruz es una excelente primera aproximación a la literatura portuguesa contemporánea, una elegante invitación a sumergirse en los misteriosos ámbitos literarios de un país enamorado del mar, la melancolía y la aventura. El pintor debajo del lavaplatos es una novela aprehensible y supone una rica experiencia de enriquecimiento personal para cualquier persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada